MúsicaReseñas

Que nadie sepa.

Que nadie sepa mi sufrir es una canción compuesta en música por Ángel Cabral en la década del 30 del siglo pasado. Ritmo de vals peruano. Canción multi interpretada muy popular y exitosa en toda la región y posteriormente llevada al viejo continente donde cosechó el mismo éxito grabada por Edith Piaf. Un punto que me parece interesante es la transformación que sufre la letra en su camino al francés. En español la letra es de Enrique Dizeo, en francés la reescribe Michel Rivgauche como “La multitud” (La foule).

Concretamente la letra es nuestro idioma habla de un abandono amoroso, el sufrimiento de perder la pareja que aparentemente se aleja en brazos ajenos con la vergüenza que eso conlleva, supuestamente. La letra en francés me parece mejor narrada, con mejores imágenes. Una mujer disfrutando de alguna festividad callejera en una ciudad llena de alegría y farándula. Perdida entre la multitud que la balancea, en un giro el gentío la entrega en brazos de él. La multitud los mece, danza y convierte en un solo cuerpo, bajo una oleada que los encadena y embriaga de felicidad. Los cuerpos enlazados se echan a volar, y de repente la misma multitud los arranca y los aleja. Los gritos de dolor y rabia se confunden con las risas y festejos del gentío, el mismo que se lleva para siempre al hombre que momentáneamente le regaló.

El propio lenguaje musical de la canción nos entrega un aire de tristeza y ruptura pero también de un clima de dicha y felicidad. Es posible que esto sea una idea preconcebida instalada en nuestras mentes por haber conocido la canción y su texto con anterioridad, pero me gusta aseverar que aunque el lenguaje musical es elástico y moldeable tiene un cierto tono y camino reconocible. Es decir, difícil que esta música pueda contener un texto épico o puramente festivo, o lleno de un dramatismo vorágine. Me sucede algo cuando escucho música instrumental o cuando no entiendo la lengua del texto. Ya existe información antes del texto. Es posible que Rivgauche conociera el texto castellano o no, pero estoy seguro que un nuevo buen letrista no estaría alejado del clima general. Que nadie sepa.

 

3 thoughts on “Que nadie sepa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *