Prognosis.

Posted on Posted in Cavilaciones

Por el momento he cambiado de lugar mis 6 horas de sueño y mis 18 de vigilia. Ahora duermo a las 20/21. Tipo 2/3 ya estoy despierto, unos 20 minutos antes que las articulaciones de mis dedos. Momento para desear que estos putos resortes no estén. Cuando recorres un ciclo así, sin previo aviso ni demasiada reflexión no sucede nada importante, obviamente en una vida como la mía. Lo que consigo es disfrutar más tiempo del silencio. Me convierto en una especie de amo de las ondas sonoras viajando. Puedo decidir con mucha responsabilidad cada movimiento causante del rompimiento de este eclipse. Me doy cuenta que tengo mucho cuidado en mis actividades, quiero disfrutar de estas únicas horas que puedo sentir eso. Entonces puedo nadar entre lejanas sirenas de ambulancias (¿o serán policías?). Los gritos me estresan un poco, suelo pensar que algo grave puede estar pasando y debería hacer algo, dejo a mi mente suelta y que se invente lo que desee. Mi guitarra desconectada suena al nivel perfecto, natural, la dinámica que realizo es totalmente perceptible e inclusive amplificada, cuando el mundo despierte en unas horas eso dejará de suceder.
Prognosis. Voy aprendiendo a conocer lo que pasará en el día que recién llegará. Es, en el fondo, una trampa, todas esas cabezas parlantes me van hablando y contándome todo. Lo que me falta entender es porqué me dispongo a perder, al final los planes resultan mal. Es como si hubiera un infiltrado aquí mirando mis cartas en cada mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *