Sam Harris II. Una gran pregunta.

Posted on Posted in Ateísmo, Cavilaciones, Opinión

Sam Harris hace una pregunta muy interesante:
¿Qué pasaría si de repente desapareciera todo lo que sabemos del mundo? La humanidad entera despertando una mañana en estado de completa ignorancia pero hemos conservado todo el conocimiento alcanzado hasta ahora en libros y ordenadores. ¿Qué conocimientos vamos a recuperar? (gracias Sam)

Se me ocurren muchas cosas ahora mismo. ¿Será que para entender el mundo que olvidamos vamos a agarrar y elegir la biblia o el Corán?. Pues no lo creo.

Creo que primero empezaremos a leer y comprender sobre el mundo en que vivimos, la vida, los planetas, el universo, la evolución y las especies, los genes, el genoma humano, las leyes de la física, el bigbang, la medicina, las ciencias naturales, las enfermedades y sus curas, los recursos energéticos, las ciencias sociales y económicas, las herramientas de trabajo, el matrimonio hombre-técnica, las comunicaciones, la sociedad de información, la informática, la alimentación, la filosofía, las artes, la literatura, la música, etc.

Aprenderíamos de todas las culturas y su aporte científico, entenderíamos la importancia de las ciencias para el beneficio de la humanidad en conjunto, comprenderíamos nuestra estrecha relación y dependencia con la naturaleza, con un medio ambiente limpio que proteja las futuras generaciones, estudiaríamos sobre los factores que han posibilitado elevar la esperanza de vida a través del tiempo, inclusive entenderíamos sobre cuáles avances tecnológicos y científicos han contribuido negativamente en el entorno, los que han producido catástrofes intencionalmente o no, los que influyeron negativamente en el desarrollo de la actividad económica y social de los seres humanos.

Entenderíamos que la ciencia y la investigación deberían ir más por el lado de buscar y encontrar nuevos y renovables recursos energéticos, de resolver el tema del hambre, del agua, de la pobreza, de curar enfermedades que nos matan antes de tiempo. Entenderíamos el verdadero y enorme valor de la educación. Entenderíamos la importancia de la ciencia en el crecimiento económico y bienestar de la civilización y sobre todo ahora tendríamos la ventaja de saber los errores que cometimos.

Me resulta imposible pensar que empezaremos a matar y torturar mujeres por adúlteras, o por brujas. Me resulta imposible creer que lapidaremos y torturemos seres humanos públicamente por que leen otro libro viejo y caduco distinto al nuestro. Me resulta imposible creer que empezaremos a adorar infinidad de dioses que la humanidad se ha inventado, los invisibles, los con cuernos, con 4 brazos, 3 cabezas, los rubios de ojos azules, los arbustos en llamas, los discursivos, los que tienen superpoderes. Ninguno hará falta. Tendríamos menos guerras. Las mujeres ganarían igual que los hombres y no las estaríamos matando. No nos haríamos explotar en medio de la gente con la promesa de tener 72 virgenes en el paraíso. Dejaríamos de meternos en la vida sexual de las personas, no tendríamos prohibiciones sobre los métodos anticonceptivos, disfrutaríamos libre y naturalmente de nuestra sexualidad. Nos quitaríamos el falso cinturón de castidad. Nos quitaríamos a los reyes y a los poderosos de cuna y casta. Estoy seguro que no existirían religiones. También estoy seguro que empezaríamos a pelearnos por otras cosas. El poder seguirá seduciendo humanos.

Obviamente después de entender esas cuestiones y otras miles que no nombré, despertaríamos un día con miedo, con preguntas espirituales y existenciales. Sentiríamos vértigo al mirar de noche hacia arriba y ver el cosmos. No entenderíamos la muerte, la soledad, el sentido de estar aquí. La manera de que eso transcurra es una gran incógnita, debo ser honesto. Pero algún momento lo sabríamos.

Yo agradecería al sol y a la tierra por la maravillosa y azarosa experiencia de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *