ActualidadCavilacionesCulturaMúsica

Un año lejos del escenario.

Todavía no son las 7 de la mañana, está oscuro y frío. Tengo como todos los días mi guitarra al lado echada en una silla. Horizontal, por supuesto. Es cuestión de estirarse un poco y la traigo a la cama para acompañarme apenas la necesito. Es un gran truco. Para eso sirve la silla. En mi anterior guarida la apoyaba al lado en la pared, pero vas jodiendo la pared y encima es posible que se caiga y se golpee. Eso duele, pregunten a un músico.

Hoy se cumple un año sin subirme a un escenario. Durante más de 25 años de mi vida estuve sobre esas tablas sintiendo el vértigo y la adrenalina a la que uno se vuelve adicto. Es difícil explicar lo que se vive. Lo que más amas sucede.

Ir al lugar temprano. Vacío, lleno de historias. Un silencio que no es. Me gusta llegar antes que todos, así disfruto de dar la bienvenida a cada persona que llega a trabajar, cargando cajas para armar el sonido, luces, escenario. Ayudar a preparar el altar. Los instrumentos son sagrados, se siente su presencia y personalidad. Suenan distinto según el lugar, se suelen adaptar, uno les pide en la prueba que todo salga bien. Momentos tensos pero lindos. Te abrazas con los compañeros, con el equipo completo. Los técnicos, los laburantes del escenario que arman todo, la producción y los músicos. Te miras a los ojos con complicidad y alegría casi infantil. Vamos a divertirnos como nunca. Vamos a dar un concierto. Las entradas se agotaron. El coro será sinergia. Vamos a celebrar la vida.

No siempre fue así. La época en que me puse a construir esto fue mucho más difícil, pero muy lindo también. Tocar para poquísima gente en bares pequeños, viajes difíciles en flotas rotas y hoteles terribles. Sonido terrible. El equipo formado solo por los músicos haciendo todo el trabajo. Todo es parte de algo que se encadena. No cambiaría muchos eventos. Los álbumes quedaron como prueba de existencia.

Pero no quiero escribir la historia de Llegas. Quiero decirles que extraño más de lo que pensaba todo eso. Ha sido difícil entender que fue la decisión correcta. Me alejé de todo para encontrar algo y estoy trabajando en eso. Quiero decirles que cada día estoy más agradecido por ustedes y por todos esos momentos en el escenario. Difícil pensar en dedicar mi vida a algo mejor que escribir canciones, grabarlas y luego tocarlas. Más que nunca, lejos de casa y solo, entiendo perfectamente que ustedes son una gran parte de mi vida. Lo dije en el escenario en las últimas funciones en el Teatro Municipal, buscaré algo y se los llevaré. Debo hacerlo.

La lealtad que le tengo a mi carrera me obliga a buscar una tercera etapa, un nuevo sonido, buscar una evolución en mi camino. Amo mi trabajo y mi responsabilidad es esa. No tengo todo el tiempo que quisiera, la vida es corta y debo ser eficiente eligiendo los tiempos y la ruta.

Si todo sale bien, gente querida, el 2017 estaré tocando nuevamente para ustedes. Espero que estén presentes para recibir lo que estoy preparando con mucho sacrificio. Les mando todo mi cariño y agradecimiento. Descuento los días para que nos veamos en un teatro y empiece la primera canción de una larga tocada. Fantaseo con ese momento: 1, 2, 3, 4.

8 thoughts on “Un año lejos del escenario.

  1. Es una ausencia relativa, por que desde siempre; tu música, tu arte, tu simple nombre esta presente. En mi coditiano, en mis momentos de felicidad, reflexión, soledad, incertidumbre, en mis borracheras con mis amigos más entrañables, en todo momento preciso, ahi estas.
    “Para que ponerse triste si todo lo que hiciste se guarda
    todo en una caja sellada sagrada”

  2. Que alegria saber que tu compromiso con la música es mayor y que el año que viene podremos estar escuchando tu nuevo material, sigue adelante Grillo!!

  3. Tu legado es enorme, eres fundamental para la historia de la musica boliviana; las heridas sanan con el tiempo y tus canciones son la sal que cauteriza las emociones de cada uno que escucha tus mas emotivas vibrasiones plasmadas en acordes y lirica, talves huye el sol… pero veremos amanecer cuando sea haga mas corta la espera… gracias por tanto Grillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *