Caligrafía

Posted on Posted in Cavilaciones, Opinión

Hace tiempo me apropié de una frase de un libro de Donoso (creo): la última máscara jamás se quita. Antes sucede un juego de estrategia que suele ser aburrido cuando el otro no es muy buen jugador. Como en todo juego. Soy como marea con mis decisiones. No puedo quedarme tranquilo. Supuestamente ahora pienso mejor las cosas antes de hacerlas y termino dudando de esa capacidad igual. El miedo a estar solo, supongo. El gusto de estar solo, aprendo. Es difícil comunicarse. Tantas maneras luchando a la vez mandando señales, estructuras distintas, músicas distantes. Las piezas de este rompecabezas se arman o no. La piel envía notas contundentes. El miedo también. Si dejáramos de taparnos, si alejáramos los espirales quizás sería más fácil. Estoy atrapado por la caligrafía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *