CulturaMúsicaReseñas

Los mejores álbumes 2019 (II)


Richard Dawson – 2020
(Folk progresivo, future folk, cantautor)

En mis reseñas de 2017 incluí el álbum ‘Peasant’ de Dawson (puedes leerla aquí) y me declaré seguidor acérrimo de este rara avis inglés. Ese álbum es un laberinto y Dawson había prometido un álbum más accesible, lo gracioso es que no lo consigue para nada. Sigue siendo el mismo cantautor excéntrico que viene de un álbum tipo medieval folk inclasificable (¿progresivo?) y ahora decide incluir algo de rock y pop (supuestamente), una especie de mal disfraz ya que sigue siendo el mismo. Festejo y lo tomo con humor, como debe ser cuando te refieres a un artista lleno de humor negro genuino, en textos y lo más interesante: en la música. Es un teatro musical sarcástico, divertido y conmovedor. Todo junto. 

Este es su sexto álbum, creo que me gusta inclusive más que el anterior. Tiene tanto talento para escribir melodías, me imagino a su generación cercana de músicos más “exitosos” escuchándolo llenos de envidia, de la mala. Desmenucemos un poco. 

De entrada vas a escuchar en la armonía unos pasajes nada convencionales, en la estructura de las canciones menos y como dije melodías totalmente ingeniosas. 

Mis favoritas:

Jogging’, mucho dramatismo, desarrollo y cenit, ‘Heart Emoji’ es genial, en la intro la guitarra que toca las mismas notas (octavas) con el bajo está un poco desafinada dándole un ambiente perfecto, grandes melodías en las seis partes de la canción. ‘Black Triangle’ es un corto, puedes visualizar todo, invéntate la peli con esa música. 

Leí hace años que Richard estaba pasando clases con una vocal coach para mejorar, honestamente no me animo a decir si está cantando mejor. Es que no me interesa. Jamás juzgaría a este tipo de músicos por su manera de cantar. Es brillante así. 

Spotify 

 

 

Nick Cave and the Bad Seeds – Ghosteen (Rock, Cantautor)

Este álbum es el primero que graba después de la muerte de su hijo. Es un álbum en dos actos. En muchas publicaciones se repite lo que declara acerca de este trabajo, la primera parte son los hijos y la segunda son los padres. Entiendo que las canciones que pertenecen a ‘los hijos’ son de la 1 a la 8, hasta ‘Leviathan’.

Luego del álbum ‘Skeleton Tree’ (puedes leer mi reseña aquí), me daba un poco de miedo escuchar este trabajo. Estoy sorprendido, es hermoso. Obviamente en la paleta de colores que Nick y los Seeds manejan últimamente pero de verdad lo siento meditadito, transformador, melancólico y con mucha esperanza. Admirable. 

El acto 1 abre con una progresión VI – V – IV – I en F mayor, ‘Bright Horses’ hace algo parecido pero en Eb: VI – V – IV – V. Luego en la hermosa ‘Waiting for you’: IV – VI – IV – V o un simple I – IV en ‘Night Raid’.

Básicamente en el álbum escuchas a Nick en el piano y voz, lo demás es un lienzo hecho con sintetizadores, arreglos corales y buenos arreglos para un cuarteto de cuerdas. Pongo la simpleza de sus armonías justamente por admiración, los compositores que más admiro tienen mucho más lenguaje, recursos y conocimiento en sus pasajes y conexiones de acordes. Lo que hace Nick es increíble, podrías ver las mismas, pero mismas, armonías en musiquillas efímeras, en canciones light de radio hechas por novatos, en una mayoría del indie, pero la sustancia y el peso que se siente en estas canciones pertenecen a otro estante. Un enigma. Solo un artista con ese tamaño de voz lo explica, y por favor no seas literal. Voz.

Aplausos de pie para un artista. Peace of mind. Dejo el cifrado de ‘Waiting for you’. Esta canción duele.

Spotify

Camila Meza & The Nectar Orchestra – ámbar (Jazz, vocal jazz)

Camila es una guitarrista y cantante de jazz chilena. Este es su ambicioso quinto álbum y ha convertido su traslado a Nueva York en un gran salto en su carrera. El sueño de los músicos, llegar becada a una gran escuela como la New School for Jazz and Contemporary Music, tocar con cantidad de músicos importantes allá, ir haciéndose más conocida, lograr que músicos y público empiecen a hablar de ella, grabar un álbum independiente y que te llame Sony para decirte que quiere tu álbum. 

Merecido todo. Los que la seguimos desde hace mucho seguro comparten conmigo la alegría. Conocí su trabajo por músicos bolivianos que fueron a estudiar a Chile, todos hablaban de ella y de su afición por Pat Metheny, veíamos en redes sociales algunas presentaciones en vivo y los solos de Pat que tocaba, también la compleja canción de Chico Buarque, Jobim y Vinicius ‘Olha Maria’, esa joya grabada por Chico en su álbum ‘Construção’ de 1971. Canción que incluye en este ámbar. A propósito, un detalle lindo es el que el nombre de este álbum es la traducción al español del apellido de su abuelo: Bernstein.

Ambicioso porque luego de tocar sola, en trio, cuarteto, quinteto se anima a algo que resulta acertado. Dos cuartetos. El que más o menos es su sonido, es decir bateria, piano/teclados, contrabajo y ella en voz/guitarra más un cuarteto de cuerdas con un nivel de arreglos y ejecución de la liga en la que está jugando ahora (escuchen ‘Interlude’). Los arreglos de cuerdas son de Noam Weisemberg, el bajista. Doce canciones, seis escritas por ella y seis covers. 

Suena hermoso todo. Realmente ella hace un trabajo impecable. Canta en español, portugués e inglés. El álbum abre con una de mis favoritas. ‘Kallfu’ es una gran composición elegida para presentar el álbum, significa azul en Mapudungun, el idioma de los nativos mapuche del sur de Chile. Abre el cuarteto de cuerdas y se escucha: “vuelve a crecer el mar en tu piel / y  vuelve la calma a tu ser y vuelve la calma / vuelve a crecer la luz / y vuelve la calma a mi ser “ y entra el otro cuarteto. Luego escuchen los arreglos en la sinuosa ‘Waltz # 1’ de Elliot Smith. Está todo allí. La tercera canción es ‘Awaken’, otra de sus composiciones y escuchamos su primer solo de guitarra turnándose con Eden Ladin en teclados, como le gusta cantando encima del solo, estilo Benson. 

Hago un párrafo aparte. La cuarta es ‘This is not America’, la canción de Pat Metheny, Lyle Mays y David Bowie que fue parte de la banda sonora de la película ‘The falcon and the Snowman’ (después en 1995 Pat Metheny Group la graba en el DVD ‘We live here’). Adoro esta canción y Camila hizo una versión hermosa, su solo de guitarra es obviamente un homenaje a su héroe Pat, que estoy seguro ya la escuchó.

Olha Maria’ con cuerdas es demasiado, espero que Chico la haya escuchado. Un arreglo Bachiano claramente, como un preludio. Escuchen. 

Otra de mis favoritas es ‘Atardecer’, original de ella, no sale de mi cabeza hace mucho. Tremendo solo de Camila. Espero que me acompañe mucho tiempo más, como el resto del álbum.

Gracias Camila. Gran álbum. 

Escribí el cifrado de ‘Atardecer’.

Spotify


*Es bastante compleja y suena en cuarteto de cuerdas, así que quizás corrijo algún acorde. H. Peredo me hizo notar un par de cosas, un alterado, un menor 6, por ejemplo.

David Lebón – Lebón & Co (Rock pop)

Esta elección es una debilidad de muchas que tengo. David Lebón es tan querible, algo así como George Harrison, cómo no abrazarlo y alegrarse de algo como esto. Con la producción de Gabriel Pedernera (Eruca Sativa) hace este álbum muy sentido con sus canciones históricas de todos los tiempos y un invitado o invitada en cada una de las doce canciones. Me sacó lágrimas, sonrisas y cantadas a voz en cuello en casa. Es fácil, las sabemos todas de memoria y las versiones están muy buenas (con alguna excepción). David tocando y cantando muy bien, bueno él es un multinstrumentista que tocó en Pescado Rabioso, Serú Girán y Polifemo.

Degustemos. Abre el álbum ‘Puedo Sentirlo’ justamente la que abre su disco ‘7 x 7’ del 86, con una Julieta Venegas excelente. Vamos cantando todos: “Hola, ¿cómo estás?…”. Segunda ‘Deja de jugar’ de su álbum ‘Contactos’ del 89, aquí está Coti, no le tengo mucha paciencia, es más no sé qué hace en álbum, pero puedo imaginarlo. ‘Hola Dulce viento’ , linda, con Emmanuel Horvilleur, esta canción en realidad se llama ‘Mañana o Pasado’, escrita por Lebón para el álbum doble ‘Pescado 2’ de Pescado Rabioso (una de las únicas dos canciones que no son de Spinetta), también está en ‘Spinetta y las bandas eternas’. 

Llega ‘Casas de Arañas’ con Lisandro Aristimuño de invitado, muy bien elegido por el registro que tiene para hacer las partes altas, es de su primer álbum solista de 1973 y también está en el álbum en vivo de Serú en el set acústico. ‘Hombre de mala sangre’ con Pedro Aznar, su gran compañero, interpretan este blues también de su primer álbum. ‘Tu llegada’ canción del álbum ‘Nuevas Mañanas’ con el español Leiva. 

Una de mis favoritas es ‘Mundo Agradable’ del álbum ‘Serú 92’, tremenda canción y versión con Ricardo Mollo de invitado en la voz y en guitarra, cantan un verso y estribillo cada uno y un solo de guitarra cada uno. Emocionante versión. Ahora suena ‘Parado en el medio de la vida’ del ‘Peperina’ de Serú Girán con Calamaro, qué canción más increíble. Con los ojos cerrados me ves mejor. Todo Eruca invitado en ‘Dos Edificios Dorados’ del primer álbum de David y también grabado por Serú, obviamente la versión es súper rockera con Lula cantando y tocando. ‘Llorar de amor’ que la voy a pasar, se darán cuenta porqué. 

Toca con Polifemo ‘Suéltate Rock and Roll’ y cierra con una gran versión de ‘El Tiempo es Veloz’ con Fito en piano y voz, una de mis favoritas, me hizo llorar un poco. Bueno, es el tiempo, que es veloz, quizás nadie entienda. 

Un álbum para iniciados de Lebón, y Harrison seguramente. Les dejo el cifrado de ‘Casas de arañas’.

Spotify

Brian Lynch Big Band / The Omni-American Book Club: My Journey Through Literature In Music (Jazz- Big Band)

Empiezo directo: este álbum es una maravilla. De mis favoritos dentro de estos favoritos de 2019. Brian Lynch es un trompetista top del mundo del jazz. Ganador de Grammy en Best Latin Jazz Album por el álbum ‘Simpático’ con Palmieri, toca/tocó con Eddy Palmieri, Phill Woods, Art Blakey, Horace Silver, Pedro Martinez, etc. Elegido innumerables veces como mejor trompetista en muchas publicaciones de jazz. En realidad si ya escuchaste algo de él sabes lo increíblemente creativo, exótico y encendido que es para tocar su instrumento. 

Este álbum es doble, me parece que es el primero que hace liderando y dirigiendo una big band. Está dedicado a autores afroamericanos que leyó desde el colegio y le formaron la conciencia social. El nombre del álbum lo toma de un libro de ensayos de Albert Murray: The Omni-Americans (1970). 

Lynch escribe y arregla este poderoso álbum con muy buen gusto, es una delicia. Recluta a estrellas del jazz para lograr ese sonido tan empastado y con tanto swing que sale de la grabación: el baterista cubano nominado y ganador de varios Grammys Dafnis Prieto (Michel Camilo, Eddie Palmieri, Claudia Acuña, Carlos Maza, John Zorn), el flautista Orlando “Maraca” Valle, otra estrella cubana multipremiado y ovacionado por todos, Regina Carter, violinista clásica y de jazz, profesora de Berklee y dueña de Il Cannone Guarnerius, el famoso violín de Niccolo Paganini, la lista sigue con Dave Liebman, Donald Harrison, Jim Snidero, bueno, una barbaridad de banda. 

Once canciones totalmente elocuentes tocadas por una banda tan precisa que solo después del respeto y admiración que sientes logras empaparte de los diálogos de los instrumentos, de los ensambles por secciones, del virtuosismo de cada músico y sus varias combinaciones. Van a escuchar cinco trompetas, cuatro trombones, cinco saxos, clarinetes, flautas, violín, piano, batería y percusión. Es un buque pasando frente a vos. Pon fuerte y libera tu mente. 

Mis favoritas: ‘The struggle is in your name’ (hay una versión extendida al final) puro groove y conversaciones entre saxos, trompetas y trombones, luego un solo tremendo de Lynch. ‘The Trouble with Elysium’, swing y solos de saxos. ‘Inevitability and Eternity‘ exquisita, moderna, groovy y con los mejores solos del álbum (junto a ‘Opening up’), ‘Tribute to Blue’ sonido más tradicional de una big band, tocando Jim Snidero, de los mejores saxos en big. Un viaje magistral de una big band ensayadídima y con innegable sabor latino.

Si este álbum no gana el Grammy en su categoría voy a incendiar un minibus. No, mentira. O tal vez sí, veremos. 

Spotify

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *