CulturaMúsicaReseñas

Los mejores álbumes 2022


Redman, Mehldau, McBride, Blade – LongGone (jazz)

Formación clásica de cuarteto de jazz, mi favorita, sax, piano, contrabajo y batería. Ahora imaginen eso formado por cuatro maestros que además se conocen perfectamente, confían en ellos y confían en la música que pueden lograr juntos. Exquisito demais. Tercer álbum del cuarteto, aunque el primero (Moodswing) se editó como Joshua Redman Quartet. Redman escribe las canciones así que se merece eso e ir de primero. Me gusta leer en la tapa los cuatro apellidos porque tocan como cuarteto, no son acompañantes del saxofonista. Son cuatro músicos de élite mundial cada uno en su instrumento. Espero que hayan escuchado trabajos de cada uno de ellos. 

Virtuosismo, madurez, belleza, groove, dinámica, generosidad. Es una celebración de la música, uno de mis favoritos entre mis favoritos de esta lista anual. Reseñé álbumes de cada uno de ellos en sus proyectos solos, imaginen lo que es escucharlos juntos. 

Björk – Fossora (avant pop, art pop)

Maga de los sonidos. Madre y huérfana. Hechicera de hongos. Navegante del lodo. Investigas los suelos ¿existe música allí? La encontraste. 

Los timbres que escuchamos son maderas (clarinetes bajos, flautas y oboes), percusión, voces y algo de cuerdas. El registro de los arreglos es bajo, es decir, todo el simbolismo/sonido del álbum pasa por la percusión, la voz y los enfangados arreglos en ese registro abajo. Diseñado y editado como una pequeña ciudad de trece hongos que crecen y transitan. No puedo decir mucho más. Es uno de sus mejores trabajos.

Escrito, arreglado y producido por Björk en su tierra con músicos de su tierra.

The Weather Station – How I Should Look at the Stars (folk)

Tamara Lindeman escribe estas diez canciones antes de Ignorance (reseña aquí) y las graba en tres días de marzo 2022. Ella describe el álbum como “la luna del sol de Ignorance”, me encanta y me quedo con eso. Básicamente es ella y el piano, algunos instrumentos suenan como ambientes, fondos, como vientos y nubes. Me parecen completamente cercanas a las canciones de Ignorance, la ausencia de batería/percusión automáticamente le quita el “pop” al género, y esto no es en sí una definición, es algo que sucede en este hermoso trabajo. Descubrí hace dos álbumes a Tamara y cada vez me envuelvo con más facilidad en sus canciones para mirar a las estrellas. 

John Scofield – John Scofield (jazz)

Si no estoy equivocado es el primer álbum solo de Scofield. Solo guitarra. Está en mi top 10 de guitarristas de mi vida. Mezcla de compos y covers en estos 13 tracks. Enormes interpretaciones discurriendo sobre lo que sabe: jazz, country, funk, folk, blues. Y sabe mucho, créanme.

Immanuel Wilkins – The 7th Hand (jazz)

Fugitive Ritual, Selah es el track 3 y es maravillosa, se siente el aroma gospel, suficiente para estar en mis álbumes favoritos del año. Me encanta leer que está escrita y producida por él como todo el álbum. Wilkins es un joven saxofonista educado en Julliard y hoy afincado en Brooklyn. Este es su segundo álbum. Cuarteto clásico de jazz, Micah Thomas en piano, Daryl Johns en contrabajo, Kweku Sumbry en batería, e Immanuel en saxo alto. Las ideas armónicas nos llevan obligadamente al mejor jazz de los sesenta, leyendo sus entrevistas y reportajes veo que es un ser muy espiritual, es clara su búsqueda de iluminación, búsqueda filosófica a través de la música (imposible no pensar en Coltrane), escuchando con atención asombra la manera en que conduce al cuarteto por las cargadas emociones y pasajes. Son, obviamente, siete movimientos de una elevada obra. 

Cécile McLorin Salvant – Ghost Song (jazz)

Abrir un álbum con una versión de Wuthering Heights de Kate Bush sorprende. Belleza y misterio en su mirada sobre esta y otras cuatro interpretaciones. Siete son composiciones propias. Un círculo de fantasmas o historias/símbolos de ellos. El primer track empieza a capella, como el último, todo tiene una extraña relación y una trama en la que te pierdes frente a la música. El piano y la batería parecen ser suficientes. A ratos te sientes escuchando un homenaje al jazz vocal clásico, baladas sólidas en trío, pero en otros momentos la sensación es más inquietante. Todo vuelve y se va transformando en una pequeña ópera. 

Ghost Song, mi favorita.

Arctic Monkeys – The Car (lounge pop/rock)

Séptimo álbum, por supuesto canciones escritas por Alex Turner (tres co autorías). Trabajo muy bien orquestado con cuerdas. Tengo debilidad por eso así que me atrapó de entrada. Pero no solo es eso, Turner es un gran compositor, ya le agarré la vuelta, a ratos parece que hace canciones para pelis de Bond. Ese color de misterio en cada canción y una elegante narración. Una banda debería estar agradecida de tener un líder así. Muy bien producido por James Ford, el productor del álbum AM.

Justin Morell – Exit Music For Inteligent Life On Earth (contemporary jazz)

Me encanta este guitarrista. Sigo dándole vueltas al álbum impresionado por la cantidad de capas de guitarras que pone para lograr un sonido tan grande. Meticuloso. No hay una que esté demás. Es un gran desafío expresar en música el cambio climático del planeta, sus paisajes actuales y futuros (y la búsqueda de una nueva casa). Séptimo álbum de Morell. Hermoso. 

The Mars Volta – The Mars Volta (rock)

Vengo a defender el esperado y criticado nuevo álbum de Volta. Omar y Cedric decidieron bajar un par de puntos al potenciómetro ‘prog’. Eso significa menos partes instrumentales. Eso significa menos distorsión en la guitarra. Decisión radical para lograr un álbum distinto de grandes canciones. Grandes canciones no aptas para los que solo encuentran energía en la distorsión y en tocar fuerte todo. Me impresiona lo que leo en reseñas de ‘crítica especializada’ destruyendo este álbum. En Pitchfork (MIR) dice textual ‘Caribbean Yatch Rock’ (puntaje: 6.5). Es gracioso como les mueves sus frágiles símbolos en los que se sostienen y no tienen de dónde agarrarse. No pueden traspasar la epidermis de la música, no pueden llegar a emociones que transmite, a las grandes melodías (lo más difícil de escribir), moods, necesarios slow tempos, dinámicas, y la fantástica y conmovedora performance de Cedric. Gracias por este discazo, TMV. 

DOmi & JD Beck – NOT TiGHT (experimental jazz)

Emocionante. Dos pequeños virtuosos que están deslumbrando a una parte del mundo de la música hace varios años. Jazz dúo que trabajaron con muchos nombres importantes de la escena actual, Thundercat, por ejemplo (está invitado en el track 4). Emocionante digo porque esperábamos su primer álbum, los seguimos y aplaudimos en cada publicación en sus redes sociales pero necesitábamos un álbum. Domi es una pianista francesa formada en el conservatorio de Paris y en Berklee. Bueno. JD es un baterista nacido en Dallas y toca casi formalmente desde sus 10. Es lo mejor de una nueva generación que sale a mostrarse. Beats y grooves increibles, JD parece una máquina de ritmos (drum machine) . Las armonías, estructuras y solos son innovados, complejos y frenéticos. Se unen a este súper disco como invitados: Herbie Hancock, Anderson .Paak, Mac DeMarco, Kurt Rosenwinkel (te vuela la cabeza en su track), Snoop Dogg y otros. Thundercat aparece según el álbum en Spotify en el track 4, pero aunque no dice les puedo asegurar que está tocando en el 5 también, clarísimo. Hay una nueva generación de músicos superdotados. Aquí hay dos. 

The Smile – A Light for Atttracting Attention (art rock, post punk, electronic)

Thom Yorke, Jonny Greenwood con Tom Skinner en batería graban como nueva banda. También está el productor de RH, Nigel Godrich. Entre Thom y Jonny graban las guitarras, bajos y teclados, escriben entre todos y por supuesto canta Thom. Excelente de inicio a fin. Excelente como un álbum de Radiohead. Se siente mucha ansiedad como en un álbum de Radiohead. Se siente la experimentación en ritmos, timbres, armonías. Me gustó mucho Skinner, creo que suma. Los fondos de orquesta suman mucho también. 

Melissa Aldana – 12 Stars (jazz)

Joven saxofonista tenor chilena, graduada de Berklee y ganadora del Concurso Internacional de Saxo Thelonius Monk (ahora se llama Herbie Hancock). Primer álbum para el sello Blue Note. Imaginen la responsabilidad y lo que trabajó para lograr este gran álbum. Quinteto de jazz, guitarra, piano/rhodes, contrabajo, batería y ella en el saxo tenor. Declarada seguidora y estudiosa de Sonny Rollins deja claro en este trabajo que estamos ante una gran música. Su sonido y solidez en las melodías y solos son admirables. 

Brad Mehldau – Jacob’s Ladder (prog jazz)

Esto empieza con una cita de Tom Sawyer de Rush: “maybe as his skies are wide”, luego está la canción entera en una gran versión. Atrapa el mito, atrapa el misterio. En todo el álbum se escuchan melodías, arreglos, breaks, fills, de Rush y de prog rock setentas en general como línea conductora. En la batería está Mark Guiliana. Es rarísimo escuchar a Brad Mehldau haciendo prog rock, lleno de sintetizadores análogos. Recordemos que ya escuchamos cantidad de versiones de temas del rock en el piano en versiones jazzeras (Paranoid Android, Black Hole Sun, Blackbird, Lithium, Dear Prudence, God Only Knows, etc). Se soltó bastante. Se escuchan muchas voces invitadas en la grabación, inclusive locuciones del pasaje bíblico en cuestión. El álbum está estructurado con en tres mini suites de tres partes como centro y las otras canciones sumando a la totalidad. Es un audaz híbrido, disfruté mucho. 

Snarky Puppy – Empire Central (jazz, fusion, contemporary jazz)

Nuevo álbum de Snarky. Eso ya alegra. Michael League siempre al frente de esta numerosa banda. Es una funky jazz band, creo que su sonido está establecido y claro. A pesar de no escuchar nada nuevo me parece que cumple muy bien. Excelentes canciones, grooves, solos, etc. Grabado en vivo en el estudio con su público. Tiene todos los ingredientes que esperas de Snarky. Sólido.

Natalia Lafourcade – De Todas las flores (folk lat)

Me gustó mucho este álbum. Creo que ella florece, creo que tenía ganas de hablar sobre la vida y la muerte, creo que crece. Tiene los músicos correctos, un productor y un arreglista mesurado en el buen sentido. Luego de una obertura en cuarteto de cuerdas comienza el ramillete de canciones, bossa, bolero, son, cha cha, danzón, todo en mid tempos. Es dulce, tiene balance y paz. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *